Desfile de células: sobre la imagen de cabecera – Parte 1

[Nota: Esta entrada se iba a publicar toda entera, pero dada su extensión he decidido dividirla en dos partes. Segunda parte aquí]

Seguro que algo que ha llamado la atención a más de un lector es la cabecera o banner de este blog. Menudo montón de células, ¿verdad? ¿Tenéis curiosidad por saber qué es y qué hace cada una de ellas? Pues estáis de suerte: hoy hablaremos de los tipos celulares que me dio por dibujar como cabecera del blog. Aunque no os lo creáis, todos se encuentran en humanos (sé que lo estáis pensando: ese verdecillo de ahí  con pinta de extraterrestre también).

Banner6

Célula caliciforme 01 - Célula caliciforme

Como su nombre indica, este tipo de célula tiene forma de cáliz (a veces hay médicos y biólogos que tienen sentido común y ponen nombres sencillos. A veces). Las células caliciformes se encuentran los tejidos (epitelios) que recubren el tracto respiratorio y el tracto intestinal. No son muy numerosas, pero tienen una función imprescindible: Son las responsables de la secreción del moco, representado en el dibujo como unos gránulos citoplasmáticos.

El moco actúa lubricando las paredes de los bronquios, la tráquea y el intestino. En el aparato respiratorio tiene una función protectora: atrapa a los microorganismos y evita que estos lleguen a los pulmones, ya que otro tipo de células (células ciliadas) se dedican a expulsar el moco y todo lo que contenga hacia afuera. En el aparato digestivo, además de actuar también como protector, facilita el paso del alimento, o lo que quede de él, a lo largo del intestino.

Neutrófilo 02 - Neutrófilo

Los neutrófilos son glóbulos blancos o leucocitos. Son la artillería pesada de nuestro sistema inmune: células cargadas de enzimas hidrolíticas que degradan lo que se les ponga por delante, y con capacidad fagocítica y de producir especies reactivas de oxígeno, muy tóxicas.

Cuando se produce una infección, llegan rápidamente al lugar afectado, ya que siempre se hallan circulando en la sangre. Arrasan con todo lo que haya (preferiblemente cuerpos extraños y microorganismos, pero también pueden dañar otras células de forma accidental). Es como lanzar una bomba al frente de batalla.

Una característica muy particular de los neutrófilos es su núcleo. Como podéis ver, parece que tengan varios lóbulos conectados; no es que tengan más de un núcleo, sino que éste está deformado. Y eso es así porque cuando los neutrófilos salen a la sangre ya han entrado en apoptosis y tienen los días contados (concretamente, si no entran en acción, duran entre cinco y seis días [1]); se están muriendo. Éste es un mecanismo del sistema inmune para limitar la acción de estas células, que si se descontrolasen podrían causar graves daños al organismo.

Célula endotelial 03 - Célula endotelial

Las células endoteliales son las que forman el endotelio, la capa más interna de los vasos sanguíneos. La del dibujo es una célula endotelial de un capilar muy pequeño; por eso alcanza a recubrir todo el interior del vaso.

Las células endoteliales no sólo tienen una función estructural. Ya que son las que están en contacto con la sangre que circula por nuestro cuerpo, son las encargadas de regular el intercambio de sustancias entre la sangre y los tejidos. Por ejemplo, en el sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal) forman una tupida barrera que limita mucho el paso de sustancias: la barrera hematoencefálica. Esto protege al sistema nervioso central frente a sustancias tóxicas o peligrosas.

Neurona 04 - Neurona

Todos hemos oído hablar de las neuronas, ¿verdad? Son unas células muy especiales: sus conexiones son la base del pensamiento, la identidad y el comportamiento.

Biológicamente son únicas: son capaces de generar corrientes eléctricas y de comunicarse unas con otras, formando redes, para transmitir información. La comunicación entre neuronas se establece mediante sinapsis, en la mayoría de las cuales se liberan neurotransmisores.

Su morfología es también curiosa. Poseen numerosas prolongaciones ramificadas, denominadas dendritas y axones. Normalmente tienen varias dendritas y un solo axón, que puede estar ramificado. La razón de ello es que las dendritas son las que reciben señales de otras neuronas (a través de las sinapsis), mientras que el axón es el que envía la información a las siguientes neuronas, después de su integración, aunque también pueden enviar información a otros tipos de células, como las musculares.

Adipocito blanco 05 - Adipocito

Los adipocitos son las células que forman nuestro tejido adiposo (también conocido como grasa o, más despectivamente, como michelines). Existen dos tipos de tejido adiposo: el blanco (el de la célula del dibujo) y el marrón.

Los adipocitos blancos se dedican básicamente a acumular grasa (triacilglicéridos), como reserva de energía para posibles futuros tiempos de escasez. Si algún día nos toca pasar hambre, podremos sobrevivir gracias a ellos. Sin embargo, también hay tejido adiposo blanco situado junto varios órganos internos, lo cual los protege frente a golpes o zarandeos bruscos. Y por si fuera poco, nos aísla del frío. No es tan malo como parece, al menos mientras lo mantengamos a raya.

Los adipocitos marrones son harina de otro costal. Son muy abundantes en bebés y niños y se van perdiendo a medida que se llega a la vida adulta, aunque se conservan unos pocos. Estas células no acumulan grasa como mera reserva, sino que la oxidan para producir calor. Es lo que se conoce como termogénesis.

Cono (fotorreceptor) 06 - Cono

No, no me lo invento. Esta célula tan rarita recibe el nombre de cono por su forma (otro ejemplo de sentido común).

Se trata de un tipo de fotorreceptor. Los fotorreceptores son las células de la retina encargadas de captar la luz: son la primera pieza en el engranaje de la visión. Existen dos tipos de fotorreceptores: los bastones (responsables de la visión en blanco y negro) y los conos (implicados en la visión en color). Todos poseen unas proteínas denominadas opsinas, que actúan como sensores de luz. Los bastones tienen todos la misma opsina: la rodopsina. En cambio, los conos, en humanos, pueden poseer tres tipos distintos de opsinas, sensibles a distintas longitudes de onda, y por tanto a distintos colores.

Queratinocito 07 - Queratinocito

Los queratinocitos son las células que forman la epidermis, la capa más externa de la piel. Su nombre proviene de la queratina, proteína muy resistente que acumulan. También acumulan melanina (representada como pequeños gránulos en el dibujo), un pigmento que absorbe la luz ultravioleta e impide que ésta dañe a las células.

Los queratinocitos más externos de la epidermis se encuentran muertos, y de ellos prácticamente sólo queda queratina. Cuando nos rascamos, estamos exfoliando la piel y eliminando queratinocitos muertos.

 

Y por ahora nos quedamos aquí. ¡Más células el domingo!

 


1. Pillay, J. et al. In vivo labeling with 2H2O reveals a human neutrophil lifespan of 5.4 days. Blood 116, 625–7 (2010).

6 pensamientos en “Desfile de células: sobre la imagen de cabecera – Parte 1

  1. Es excelente tu blog! Me encantaría si pudieras explicar cada uno de los diferentes componentes de la sangre, mas que nada me gustaría ver tus dibujos de los diferentes tipos de glóbulos blancos que se diferencian por sus núcleos.
    Felicitaciones por esta idea tan original de explicar!
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s