Desfile de células: sobre la imagen de cabecera – Parte 2

Proseguimos con la descripción de las células que aparecen en la cabecera del blog, que iniciamos el jueves pasado. ¡Adelante!

Eritrocito (glóbulo rojo)

08 - Eritrocito

Los eritrocitos o glóbulos rojos son las células que transportan el oxígeno en nuestra sangre. Son de color rojo porque la proteína que utilizan para tal efecto es la hemoglobina, que contiene hierro.

Son unas células tan especializadas que han perdido su núcleo y no tienen mitocondrias. Por lo tanto, no pueden sintetizar proteínas ni llevar a cabo la respiración mitocondrial. Esto último tiene bastante sentido, ya que evita que consuman parte del oxígeno que transportan. En cuanto a sus proteínas, de algún sitio tienen que salir, ¿no? Bueno, resulta que a lo largo de su desarrollo estas células pierden su núcleo, lo cual significa que en algún momento lo han tenido, junto con la capacidad de fabricar proteínas.

¿Y por qué diantres pierden su núcleo? Pues sencillamente para que quepa más hemoglobina y así poder transportar el oxígeno de forma más eficiente. Como curiosidad, esto sólo sucede en los mamíferos; el resto de vertebrados tiene eritrocitos nucleados (excepto algunas salamandras y peces [1]).

Fibroblasto 09 - Fibroblasto

Los fibroblastos son el principal tipo celular del tejido conjuntivo, el que forma los espacios entre órganos. Poseen una forma alargada, con varias prolongaciones y son unos grandes productores de colágeno. El colágeno es una de las principales proteínas de la matriz extracelular, que aporta cohesión y resistencia a los tejidos.

Por cierto, acerca de las famosas cremas cosméticas que contienen colágeno… Desde un punto de vista biológico, no tienen mucho sentido. El colágeno es una proteína que se engarza formando unas fibras enormes, de varios cientos de micrómetros de longitud [2]. Es físicamente imposible de absorber si lo aplicamos sobre nuestra piel, y ya no digamos que llegue al tejido conjuntivo y se establezca allí. Quizá otros componentes de la crema sí sirvan para algo, pero no recomendaría a nadie pagar un dineral por untarse colágeno en la cara.

Célula de la microglía 10 - Microglía

Recibe el nombre de glía todo el tejido del sistema nervioso que no está constituido por neuronas. Las células de la microglía pertenecen a este tejido.

Estas pequeñas células son un tipo de macrófago que reside en el sistema nervioso central. Los macrófagos pertenecen al sistema inmune. Tienen capacidad fagocítica y son los principales reguladores de la inflamación y de la respuesta inmune en general. Por lo tanto, la microglía es la encargada de regular la inflamación en el sistema nervioso.

En condiciones normales son células muy pequeñitas y ramificadas (como en el dibujo). Con sus numerosas ramificaciones rastrean constantemente su entorno, en busca de posibles amenazas.

Fibra muscular estriada 11 - Fibra muscular

Las fibras musculares estriadas son las que conforman nuestro músculo esquelético, aquél que podemos mover voluntariamente. Se denominan fibras y no células porque se forman por la fusión de varias células. Por eso suelen tener más de un núcleo, como se aprecia en el dibujo.

Las estriaciones del músculo esquelético (observables mediante el microscopio electrónico) son consecuencia de la presencia de filamentos contráctiles ordenados, formados por las proteínas actina y miosina. Es gracias a estas proteínas que se produce la contracción muscular en respuesta a estímulos nerviosos; les debemos nuestra capacidad de movimiento.

Enterocito 12 - Enterocito

Los enterocitos son las células que recubren la cara interna de nuestro intestino. Producen algunas enzimas digestivas, pero principalmente se dedican a la absorción de nutrientes. Por eso tienen una estructura conocida como “borde en cepillo” (es un nombre un poco raro, pero bastante gráfico) en la cara que da al interior del intestino. Esta estructura está formada por microvilli, diminutas protrusiones de la membrana citoplasmática que aumentan la superficie de absorción.

Osteoclasto 13 - Osteoclasto

Otra célula bastante curiosa, sin duda alguna. Los osteoclastos residen en los huesos, y se dedican a erosionarlos para liberar minerales a la sangre (entre ellos calcio), proceso conocido como resorción ósea. Esto forma parte de la renovación normal del tejido óseo, ya que éste es rápidamente regenerado por los osteoblastos en el proceso contrario: la osteogénesis.

Como podéis ver, también tienen microvilli en la parte de la membrana que utilizan para erosionar el hueso, para aumentar la superficie de contacto. Además, suelen poseer nada menos que cinco núcleos. La razón de ello es que cada osteoclasto se forma por la fusión de varios macrófagos (habitualmente unos cinco).

Neumocito de tipo II 14 - Neumocito II

En los alveolos de los pulmones (el lugar donde se intercambian oxígeno y dióxido de carbono entre el aire y la sangre) existen dos tipos de células epiteliales: los neumocitos de tipo I y los de tipo II. Muy lógico, ¿no?

Los neumocitos de tipo I son los que participan en el intercambio de gases. Son muy finitos, para permitir que los gases pasen a través de ellos.

Los neumocitos de tipo II, en cambio, son más redondeados. Su función consiste en producir una mezcla de sustancias que actúa como surfactante. Los surfactantes reducen la tensión superficial, y en este caso sirven para evitar que los alveolos colapsen. Imaginémonos los alveolos como burbujas: las burbujas tienden a encogerse y ocupar el mínimo espacio posible. Gracias al surfactante, la tendencia a encogerse se ve amortiguada. Así se evita que los alveolos se cierren sobre sí mismos, algo que provocaría que nos asfixiáramos.

 

Y aquí termina nuestro desfile de células. Espero que hayáis saciado vuestra curiosidad, pero cualquier pregunta será bienvenida, también si es de tipos celulares que no hayan aparecido aquí. Lo importante, como siempre, es aprender.


  1. Erythrocyte – Wikipedia en inglés
  2. Alberts, B. et al. Biología molecular de la célula: quinta edición. (Omega, 2010).

4 pensamientos en “Desfile de células: sobre la imagen de cabecera – Parte 2

  1. ¡Me han encantado estos dos posts! Justo al empezar la lectura de la primera célula me he encontrado que ya había llegado a la explicación de la última célula, así que no puedo dejar de pensar que me hubiera gustado conocer más a estas pequeñas. :)

    Por cierto: ¿harás un post similar a éste con las células que hayan pedido los ganadores del juego original? ¡Sería magnífico!

    • Me alegro de que te haya gustado. :)

      Puede que haga un post como el que dices, pero tendré que consultarlo con las personas que reciban los dibujos, porque en principio no iba hacerlo. Si les parece bien, lo haré.

  2. ¡Hola Elsa! Acabo de descubrir tu blog buscando unas imágenes para dar una clase, estoy absolutamente asombrada… Cuanta dedicación y amor por la ciencia… ¡FE LI CI DA DES!
    ¿Habrá posibilidad que te contacte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s