Las defensas del cuerpo: el sistema inmune

Hoy hablaremos de uno de los elementos más complejos y elegantes de nuestro cuerpo, que nos permite vivir en un mundo repleto de amenazas, tanto externas como internas. El sistema inmune nos defiende constantemente de todas ellas y, aunque falle de vez en cuando, podemos estar orgullosos de su gran eficacia. Recordemos que nos rodean millones de microorganismos, e incluso los hay dentro de nosotros, esperando la oportunidad para invadir nuestro cuerpo y devorarlo (un poco macabro, pero es la realidad). Sin el sistema inmune, ya lo habrían conseguido, y ninguno de nosotros estaría aquí ahora mismo.

Podemos definir el sistema inmune como un conjunto de células y moléculas (de éstas sobre todo proteínas) cuyo objetivo es neutralizar cualquier amenaza que pueda poner en peligro nuestra salud. Es una especie de policía que vigila nuestro cuerpo, aunque por su complejidad y potencia parece más bien un ejército terriblemente letal y organizado. Su labor consiste en impedir la intrusión de elementos externos potencialmente perjudiciales, como bacterias o virus, y eliminarlos si logran entrar en el cuerpo. Para ello debe saber diferenciar los tejidos propios del cuerpo de todo aquello que sea ajeno, lo cual resulta complicado algunas veces. [a]

Tipos de defensas

Se podría decir que el sistema inmune está formado por dos divisiones: la inmunidad innata y la adaptativa. La inmunidad innata es la que tenemos siempre, desde el nacimiento hasta la muerte. Es potente, se activa con rapidez y nos sirve contra muchos tipos de amenazas, pero es un poco bruta. En cambio, la inmunidad adaptativa es específica y refinada, más eficaz contra peligros concretos. Cuesta ponerla en marcha: hay que generarla cada vez que nos enfrentamos a una nueva amenaza desconocida (por eso se llama también inmunidad adquirida). Lo bueno es que tiene memoria, así que se acuerda de los patógenos a los que ya nos hemos enfrentado, y los aniquila sin contemplaciones si nos los volvemos a encontrar.

Los dos tipos de inmunidad se complementan a la perfección: al principio de una infección se activa rápidamente la inmunidad innata. Si esto no basta para eliminar al agente causante, habremos ganado tiempo para que se active la respuesta adaptativa, que probablemente podrá terminar el trabajo. Gracias a este sistema, algunas enfermedades (como la varicela, por ejemplo) sólo las sufrimos una vez. Las siguientes veces que nos encontramos con el microorganismo causante, nuestra inmunidad adquirida lo reconoce y es capaz de eliminarlo antes de que nos provoque ninguna infección.

A continuación iremos viendo uno a uno los distintos niveles defensivos de que dispone nuestro sistema inmune. Veréis que no es para tomárselo a broma.

Un cuerpo blindado

La primera línea de defensa del cuerpo, dentro de la inmunidad innata, son unas barreras muy difíciles de franquear: la piel y las mucosas (éstas son el tejido que recubre nuestras cavidades expuestas al exterior, como la boca, los intestinos, el tracto respiratorio, etc.). Cualquier microorganismo que quiera atacarnos tendrá que sobrepasarlas o como mínimo sobrevivir sobre ellas.

Que no os engañe el aspecto inocente de vuestra piel: es un una superficie árida y hostil, un infierno para casi cualquier microbio. No hay agua ni alimento, y además es ácida. Si yo fuera una bacteria, me lo pensaría dos veces antes de intentar colonizarla. Lo mismo va por las mucosas: cada una tiene sus propias defensas, pero en general son un campo de minas a prueba de intrusos.

Un par de bacterias exploran la superficie de la piel para intentar infectarla. No lo tendrán nada fácil para sobrevivir.

Un par de bacterias exploran la superficie de la piel para intentar infectarla. No lo tendrán nada fácil para sobrevivir.

Y por si fuera poco, disponemos de la microbiota: un conjunto de microorganismos adaptados a crecer sobre nuestra piel y mucosas, a los que toleramos a cambio de ciertos beneficios. Uno de ellos es la defensa: su presencia disuade a otros microbios de atacarnos, y pueden llegar a enfrentarse a ellos para protegernos. [b]

«Si las murallas caen…»

«… La mejor defensa es un buen ataque». Ése es el lema de la inmunidad innata. Las células de esta división son literalmente máquinas de matar. Su misión es acabar con las amenazas tan rápido como sea posible, antes de que causen daños mayores en el cuerpo.

Antes de seguir conviene tener en cuenta algo muy importante: la mayoría de células de nuestro cuerpo son capaces de comunicarse entre sí, produciendo moléculas denominadas citoquinas. Las raíces cito y quina provienen del griego y significan célula y movimiento, respectivamente. Vienen a ser una especie de mensajería intercelular: transportan mensajes concretos a destinatarios específicos. Las citoquinas son moléculas solubles que difunden pasivamente a través de los tejidos y de fluidos como la sangre, de forma que pueden llegar a lugares lejanos en el cuerpo, pero su efecto es óptimo a nivel local.

Las células producen citoquinas para comunicarse entre sí. Cada tipo de citoquina envía un tipo de señal específico, que sólo podrá ser captado por su receptor correspondiente. Por lo tanto, una célula sólo podrá recibir los mensajes transmitidos por citoquinas si posee sus receptores.

Las células producen citoquinas para comunicarse entre sí. Cada tipo de citoquina envía un tipo de señal específico, que sólo podrá ser captado por su receptor correspondiente. Por lo tanto, una célula sólo podrá recibir los mensajes transmitidos por citoquinas si posee sus receptores.

Las distintas células del sistema inmune, que normalmente se encuentran patrullando el cuerpo a través de la circulación sanguínea, se comunican entre sí y con otras células del cuerpo mediante citoquinas. Así pues, cuando un tejido sufre cualquier tipo de daño, las células que lo forman alertan al sistema inmune produciendo citoquinas, que atraen a las células de la inmunidad innata, principalmente neutrófilos y macrófagos. Ambos son fagocitos, lo que significa que su función es fagocitar (es decir, engullir) sobre todo bacterias. Los neutrófilos son como kamikazes: se lanzan al ataque en tropel con todo su arsenal antibacteriano, que acaba dañándolos a ellos mismos. Por el contrario, los macrófagos son infantería pesada: también son muy potentes, pero llegan algo más tarde y resisten mucho mejor tanto la ofensiva bacteriana como sus propias armas, altamente peligrosas.

Células de la inmunidad innata cargando contra un grupo de bacterias invasoras. Esta vez no van a poder infectar a su huésped. Los neutrófilos son esféricos y pequeños. Además, poseen un núcleo muy característico, con varios lóbulos. Los macrófagos, en cambio, son más grandes y suelen estar presentes en menor número.

Células de la inmunidad innata cargando contra un grupo de bacterias invasoras, que esta vez no se saldrán con la suya. Los neutrófilos son esféricos y pequeños. Además, poseen un núcleo muy característico, con varios lóbulos. Los macrófagos, en cambio, son más grandes y suelen estar presentes en menor número.

«Conoce a tu enemigo»

He aquí la frase emblema de la otra división del sistema inmune. Si bien la inmunidad innata se dedica a destruir cualquier amenaza sin tener muy en cuenta de qué se trate exactamente, la inmunidad adaptativa sigue la estrategia contraria: identificar al enemigo y especializarse para luchar contra él de la forma más eficaz. Es una táctica inteligente, pero requiere algo más de tiempo.

Las células que inician este tipo de respuesta, de hecho, pertenecen a la inmunidad innata. Se trata de las células dendríticas, unas primas hermanas de los macrófagos. También son fagocitos; patrullan el cuerpo en busca de amenazas, pero están especializadas en capturar cuerpos extraños, digerirlos, y llevárselos a los ganglios linfáticos, que son el centro de operaciones de la inmunidad adquirida.

Allí es donde se encuentran los linfocitos, de los cuales existen dos tipos: los linfocitos T y los linfocitos B. Los T constituyen el cuerpo de mando; son los responsables de coordinar la respuesta inmune a gran escala. Los linfocitos B, en cambio, se encargan de fabricar una de las armas más complejas a la par que eficientes de que disponemos: los anticuerpos. Estas proteínas de diseño se producen para que reconozcan estructuras específicas de patógenos y se unan a ellas, lo cual facilita su neutralización y eliminación.

Tanto los linfocitos T como B son células pequeñas y esféricas, muy parecidas entre sí. Mientras que los linfocitos T son los coordinadores de la respuesta inmunológica, los B son los ingenieros que fabrican los anticuerpos. Éstos son proteínas enormes. Todos están formados por una región variable capaz de unirse a un antígeno específico (ver más abajo) y una región constante que es idéntica entre distintos anticuerpos.

Tanto los linfocitos T como B son células pequeñas y esféricas, muy parecidas entre sí. Mientras que los linfocitos T son los coordinadores de la respuesta inmunológica, los B son los ingenieros que fabrican los anticuerpos. Éstos son proteínas enormes, formadas todas ellas por una región variable capaz de unirse a un antígeno específico (ver más abajo) y una región constante que es idéntica entre distintos anticuerpos.

Cuando una célula dendrítica llega a un ganglio linfático con su cargamento de cuerpos extraños, se lo muestra a los linfocitos T en lo que se conoce como presentación de antígeno. Un antígeno es cualquier molécula susceptible de ser reconocida por el sistema inmune como extraña, y contra la que se puedan producir anticuerpos. En ese momento, los linfocitos T inician una respuesta específica contra los antígenos que haya presentado la célula dendrítica: mediante citoquinas avisan a los linfocitos B para que fabriquen los anticuerpos correspondientes al patógeno identificado, mientras ellos mismos se dirigen al foco de la infección para comandar la defensa desde el campo de batalla. Su presencia allí hará que los macrófagos luchen mejor contra el enemigo y, si todo va bien, será el fin de la infección.

Reconstrucción del proceso de puesta en marcha de la inmunidad adaptativa. Los ganglios linfáticos se encuentran distribuidos por todo el cuerpo, pero son especialmente abundantes en las ingles, las axilas, el intestino y los pulmones. Su función es filtrar el líquido que se drena de los tejidos: la linfa. Es el sitio perfecto para establecer una base de operaciones inmunológica, ya que cualquier cuerpo extraño que haya en los tejidos será arrastrado tarde o temprano a un ganglio linfático. Por eso a veces se inflaman cuando tenemos una infección.

Reconstrucción del proceso de puesta en marcha de la inmunidad adaptativa. Los ganglios linfáticos se encuentran distribuidos por todo el cuerpo, pero son especialmente abundantes en las ingles, las axilas, el intestino y los pulmones. Su función es filtrar el líquido que se drena de los tejidos: la linfa. Es el sitio perfecto para establecer una base de operaciones inmunológica, ya que cualquier cuerpo extraño que haya en los tejidos será arrastrado tarde o temprano a un ganglio linfático. Por eso a veces se inflaman cuando tenemos una infección.

Normalmente la producción de anticuerpos tarda unos días en alcanzar niveles suficientes para que sean efectivos, y para entonces la infección ya suele haberse resuelto. Sin embargo, estos anticuerpos nos protegerán si volvemos a encontrarnos el mismo microorganismo, y además constituyen un refuerzo de segunda línea si la primera respuesta no basta para acabar con la infección.

Como veis, tenemos todo un ejército altamente organizado protegiéndonos. Ambas caras de la respuesta inmune colaboran para hacer frente a todo tipo de amenazas, que cada día pugnan por poner en riesgo nuestra salud. Pero esto no ha sido más que una introducción al fascinante mundo de la inmunología, la ciencia que estudia el sistema inmune. Si os ha parecido interesante, estad atentos a próximas entradas, porque seguiremos hablando de ello.

Notas

a. Este reconocimiento se produce a nivel molecular, ya que cada especie presenta moléculas (proteínas, lípidos y polisacáridos) con una estructura ligeramente distinta. Hay muchos patógenos que se camuflan copiando algunas de nuestras moléculas para que el sistema inmune no los pueda distinguir de nuestras propias células. Igualmente, el sistema inmune puede detectar como extrañas algunas de nuestras moléculas y atacarlas; así es como se desarrollan las enfermedades autoinmunes (como por ejemplo la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple).

b. Algunas de las bacterias de nuestra microbiota producen unas sustancias llamadas bacteriocinas, que resultan tóxicas para otras bacterias. Así se aseguran de preservar su hábitat frente a intrusos no deseados.

Anuncios

28 pensamientos en “Las defensas del cuerpo: el sistema inmune

  1. Hola. Me ha encantado tu blog, está genial. No tengo nada que ver con medicina, pero sí con ilustración y didáctica, y te felicito por tu trabajo, es una muy buena iniciativa. Gracias por ayudarnos a aprender biología de este modo tan entretenido. Saludos! :)
    Victoria

    • Hola Victoria.
      Me alegro de que te haya gustado el blog, ¡y para eso está! Gracias a ti por pasarte por aquí, y espero que te permita seguir aprendiendo. :)

  2. Hola Elsa me ha fascinado tu trabajo de Biomedicna en Viñetas! me ha resultado muy entendible y didactico. No se si podrias explicar en proximas publicaciones, a cerca de los organelas de la célula, ese micromundo. Felicitaciones nuevamente.

    • Me alegro de que te guste mi blog. Escribí una entrada en que describía brevemente los principales orgánulos de la célula: La célula por dentro. Por el momento no entra en mis planes profundizar más, pero podría hacerlo en un futuro.
      Gracias por el comentario. :)

  3. Hola, quiero agradecerte por estas bellas ilustraciones. Sin duda la redacción del documento y las ilustraciones me ayudaron para poder entender esta parte de la inmunidad, muchisimas gracias!!!

  4. Elsa: soy profesora de biología y la forma en que se explica e ilustra el tema del sistema inmune es muy didactico y claro. He puesto este link para que lo vean como apoyo mis alumnos de séptimo básico. Felicitaciones y gracias por compartilo.

  5. Me ha parecido genial tu descripción del sistema inmune. Las ilustraciones, también con un punto de humor ingenuo, lo hacen mucho más accesible a los estudiantes de primaria y ESO.
    Felicidades Elsa.
    Maru

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s